Después de 22 años haya a su madre lapidada en su propia casa

Por Carlos Jiménez @c4jimenez

Xochimilco.Fue el 4 de agosto de 1996 la última vez que la vio. Cristina Aguilar y su padrastro, Ernesto López, desaparecieron. Él y sus hermanas eran menores de edad cuando se quedaron solos. Luis Enrique y sus hermanas pidieron ayuda a la policía; buscaron a su madre y a su padrastro, pero nunca los hallaron. No saben siquiera si aún vive. Y es que tenía 66 años cuando desapareció, y su madre 36 años.

Pasó el tiempo y Luis Enrique siguió su vida: se casó y tuvo hijos, pero nunca dejó su casa. De hecho, su hermana regresó a vivir ahí. Nunca imaginaron que en ese lugar estaba su madre.

La semana pasada comenzó una construcción en ese terreno. Un trío de albañiles llegó a esta casa del pueblo de San Luis Tlaxialtemalco, tiraron una letrina y ahí, enterrado entre la barda y el piso, encontraron un esqueleto.

“¡Oiga señor, venga a ver esto!”, le gritó uno de los trabajadores. Apenas bajó al patio y tuvo enfrente la ropa y los huesos, Luis Enrique supo de quién se trataba.

Los viejos tenis Nike, el pants guinda, la playera… “esa era la ropa que traía puesta mi mamá la última vez que la vi”, contó después a la Policía.

Al lugar llegaron agentes de Seguridad Pública y de la PGJCDMX.

Enrique denunció ya, de manera formal, el homicidio de su madre. Ahora las autoridades buscarán a su padrastro. La realidad es que no están seguros de que aún viva. Si es así, tendría 88 años.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.