Nokia la empresa que inició con el papel

Antes de la era del smartphone moderno que empezó con la presentación del iPhone original en 2007, ya existía una apuesta solida y universal por los teléfonos inteligentes: Symbian S60. Un sistema operativo que podríamos asemejar a lo que a día de hoy es Android, ya que había varias empresas fabricando móviles con él como corazón. Nokia era por supuesto una de ellas, las demás eran Samsung, Motorola, Ericsson y Psion.

Nokia se convirtió en el principal abanderado de Symbian con dispositivos como el Nokia 6600 en 2003, que incluía 3G y cámara trasera, el N-Gage que combinaba el concepto de móvil y consola o portátil o el N95, que salió a la venta en 2007 (muy poco antes del primer iPhone) con una gran pantalla para su momento y conexión WiFi.

Después de la llegada del iPhone, Symbian comenzó una tendencia a la baja que terminaría haciendo que tanto iOS como Android superaran su cuota de mercado en 2011. 2012 fue el año en el que Symbian termino por morir, pues ni hubo ningún nuevo dispositivo que lo incluyera, y el propio SO no recibió ninguna novedad.

La época Microsoft

A principios de 2011 Nokia anunció que desde ese momento el sistema operativo con el que que trabajarían el grueso de sus dispositivos sería Windows Phone. La promesa se hizo realidad en noviembre de 2011 con el Lumia 800, el primer Nokia con Windows Phone. A lo largo de 2012 se presentaron varios modelos más como el Lumia 510 o el Lumia 900, pero el verdadero icono de esta etapa es el Lumia 520, de principios de 2013.

El Lumia 520 no solo ha sido el único smartphone con Windows Phone hasta la fecha con unas ventas realmente relevantes, sino que también fue el primer smartphone de gama baja con una experiencia decente, que después llegaría a Android con dispositivos como el Moto G. La relación entre Nokia y Microsoft fue tan fructífera que en septiembre de 2013 Microsoft compró la división móvil de Nokia.

Después de esa compra, lo cierto es que las cosas fueron en declive, tanto para Nokia como para Windows Phone. La cuota de mercado de un Windows Phone que parecía en claro auge volvió a descender en 2014. 2015 se limitó a reafirmar esa tendencia; no solo se redujo la cuota de mercado sino que además se presentaron muy pocos dispositivos nuevos.

Al final del año, Microsoft anunció que mataba la marca Nokia como tal: los smartphones que fabricaran pasarían a llamarse Microsoft Lumia. Nokia recuperara al final de este año el derecho a fabricar sus propios smartphones utilizando su marca, y parece que apostará por Android con un supuesto Nokia C1.

No cabe duda de que Nokia ha sido el fabricante de móviles más importante y exitoso de la historia, pero últimamente no le ha dio muy bien. Esperamos que con esta nueva apuesta por Android logré recuperarse y volver a ser el sinónimo de calidad y éxito que fue durante tantos años.




This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.