¡PAPÁ QUE PADRE ESTA TU MOTOCICLETA NUEVA!

Lo dijo la inocencia de un niño que apenas entiende lo duro que es la vida, su padre solo paseaba por la colonia en la motocicleta nueva que seguramente sacó en pagos semanales. Ya hace mucho tiempo que el no vivía con ellos…

Mamá, cuando sea grande me voy a comprar una moto como la de mi papá, su mamita le sonrió mientras observaba los zapatitos rotos de Juan, aquel niño que sólo ella había visto dar sus primeros pasos y escuchar su primera palabra que fue mamá, pues su padre los abandonó desde que el aun necesitaba pañales y leche, pero al pequeño nada de eso le importa, el observa con orgullo a su padre y lo ve como un ejemplo a seguir…

El conoce a su padre, solo porqué la mujer que le dio la vida a Juan le plática todos los días como conoció a Oscar y lo genial que era estar a su lado, jamás le contaba lo malo, que el se había portado con ellos, que se había ido de la casa por temor a la responsabilidad de llevar una familia. Qué prefería gastar el dinero en drogas y cerveza en vez de pañales y leche.

Oscar, presumía con sus amigos que el era papá y hasta decía que se echaría unos tragos acompañado de unas viejas bien buenas para celebrar el día del Padre…

Es más no iría a trabajar en el día del padre, al fin es domingo y no hay mucho pasaje, y su patrón seguramente le perdonaría la cuenta por ser día del padre…

El pequeño Juan sueña con subirse algún día a la moto de su papá y que lo lleve a la escuela, como lo hace mamá o quizá un domingo ir a desayunar juntos, pero no este domingo, pues su papá ya tiene planes, quizá cualquier otro domingo, quizás…

Escrito por Raúl Gutiérrez Indicativo sector 16
Quizás algún día tenga un hijo…

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.